La doble vara de medir

 Lo veníamos anunciando hace tiempo. La horda neocomunista, con el nihilismo aliada del marxismo por bandera, ha llegado a la política española. Los partidos “emergentes”. Los que venían a democratizar, a volver a la esencia de la libertad y la justicia en la cosa pública, ya tocan poder. En coalición o en solitario, ayuntamientos, escaños en parlamentos regionales y hasta en el propio Congreso y Senado. Su aspecto es de gente dealiñada. Una burla a lo normal y cotidiano. Pudiera parecer una moda, pero es algo más sibilino. Es un ataque frontal a toda una forma de ser y entender la vida. A los niños los programan con títeres donde ahorcar jueces, violar monjas y matar militares es normal y divertido. A los jóvenes los manipulan a través de las redes sociales y la telebasura como adalides que acabarán con la corrupción y la desigualdad social. Aquí hacen mella por el efecto pernicioso del capitalismo salvaje de bancos y grandes empresas que han dejado sin claro porvenir a una juventud universitaria y a los minijobs con sueldos mínimos que impiden la formación de familias y hogares hasta más allá de los 30 años, como pronto.Carmena-escenario-junto-Reyes-Magos_92250925_399162_1706x960

Abolir la Guardia Civil, “por institución militar represora”, reducir los efectivos militares donde los mandos serán elegidos en asambleas de un supuesto Ejército Popular. Destruir todo armamento que pueda ser utilizado para invasiones a otros países. Quedarse con pistolas y tirachinas, no te digo. ¿Han leído el programa electoral de Defensa de esta gente? Salirse de la OTAN, de la Unión Europea. Romper España en pequeñas naciones…917565_1

Y ahora, burlarse del Padrenuestro. Del coño de la Virgen. Desnudarse en las Iglesias, Orinar en sitios simbólicos… Empiezo a creer en el Padre Gallego y la existencia del Mal, del Demonio. Existe una tipificación de estos delitos, pues delitos son, y hasta que no cambien las leyes, que lo harán, la Justicia tiene que actuar y con celeridad. Cualquier otra creencia religiosa es respetada, ¿por qué no la nuestra?

orinando-catedral

El editor

1 comentario en «La doble vara de medir»

  1. Tienes razón. Van a destrozar las instituciones y lo malo se que la gente joven que no tenga las ideas muy claras, acaban con un lavado de cerebro y si comentas algo, dicen que es una broma y que somos retrógrados.
    Enhorabuena por el artículo y adem᧠ilustrando lo por si alguien no lo
    creía.

    o

Deja una respuesta